La sal marina es un ingrediente muy usado en tratamientos corporales caseros, es rica en minerales que ayudan a eliminar toxinas de la piel. Al ser poco gruesa es ideal para exfoliar y eliminar células muertas de tu piel. Junto al aceite de almendras nos aportará suavidad y luminosidad.

Para hacer nuestro exfoliante corporal necesitaremos:

50gr de sal fina o sal Epson
25gr de aceite de almendras dulces
4gr de aceite de coco
5 gotas de aceite esencial de limón
Esencia de jazmín y azahar al gusto

De una manera rápida y sencilla podremos tener un exfoliante corporal, totalmente natural, respetando el medio ambiente y sin químicos dañinos para nuestro organismo.

Para hacer nuestro exfoliante, lo primero que haremos será en un recipiente previamente desinfectados, añadir los aceites de aguacate y de almendras dulces, cinco gotas de aceite esencial de limón, esencia y colorante deseada.

Remover todo hasta que quede bien mezclado. Y por último añadir la cantidad de sal indicada en la receta, mezclar todo bien y envasar.

Consejo:

No se recomienda su uso en la cara ni en zonas delicadas

Si se desea hacer un exfoliante limpiador, se puede añadir un tensioactivo como por ejemplo: 5gr de Sodium coco sulfate (SCS).

Se puede usar sobre la piel húmeda o sobre la piel seca antes de meterte en la ducha.

Después de su uso, se recomienda hidratar la piel.